No tengo necesidad de pedir perdón. Pide perdón quien se haya equivocado. Pero yo no (no en este caso). Desde hace un par de días he recibido todo tipo de mensajes. Unos bruscos, otros desde la ignorancia, otros desde la curiosidad, pero mensajes al fin.

Nacen, obviamente, de la incompetencia de la gente para entender procesos o de su prepotencia al juzgar. Debo aclarar que la mayoría han sido machos. Han pedido que conteste sobre un post que puse en Facebook con mi novia el pasado 14 de febrero (14F). Como si les quisiera dar una explicación o como si estuviera en el deber.

Incompetencia de la gente para entender procesos o de su prepotencia al juzgar…

Para los que no me conocen personalmente, o por las redes, o por donde sea que se pueda conocer a alguien, soy una mujer queer, negra y cristiana. Es la mejor manera de vivir feliz y plena cuando me asumo desde el feminismo, desde la diversidad e identidad liberadora y desde la fe.

Este no era un texto que iba a publicar. Es una historia personal que quise guardar pero no pude. Era mejor compartir, denunciar, decir, porque como siempre digo «escribo porque no sé otra forma de desnudarme o desnudar, no sé».

Quiero mostrar algunas lógicas machistas y patriarcales detrás de cada comentario o mensaje interno. Quisiera analizar, desde mi visión, lo que ha sucedido con el post del 14F.

La gente se siente herida

Esta conclusión la saco junto a una amiga que me está ayudando en un proceso de mi vida. Y, como para sellar algunos días, llegan estos mensajes. Lo que le pasa a la gente, a los machos, a los amigos machos, es que se sienten heridos por no haberlos involucrado en mi proceso de “salida del clóset”.

Les confieso que no recuerdo cuándo fue que salí del clóset. No tengo una fecha ni un momento específico. Siempre fui quien soy, siempre vi en colores. Y, como dice un amigo: “mija tú siempre fuiste responsable con el arcoíris”. Así que no pediré disculpas porque no estuvieran en mi proceso. Es muy personal y allí están quienes yo decida. No se imponga.

A la gente les molesta el orgullo

No soy de las que anda con la cabeza entre las piernas. No. Soy una mujer lesbiana y lo llevo con un orgullo acojonante. Una de las personas que me envió mensajes fue un ex, un muchacho con quien tuve cierta relación en la iglesia.

Dice mi amiga y tiene toda la razón: “A menudo les es más fácil aceptarnos avergonzados, con la cabeza gacha, mirando al piso. Como si pidiéramos disculpas por no poder evitar quienes somos. Pero la proyección orgullosa les saca de sus esquemas y eso lo vuelven contra una. No se dan cuenta y son vagos, no quieren hacer el esfuerzo de crecer. Por otro lado, para un ex es doble difícil porque eso (según ellos) les hace menos hombre y le hiere en otros niveles.

La gente es prepotente

A veces cuando la gente no entiende algo o les queda fuera de su “sabiduría” miran a los otres con prepotencia. Es una reacción humana ante el hecho de sentirse ignorantes. Pero no debiera ser la única opción, también está el camino de crecer, superarse a sí mismos. Mas, la prepotencia vestida de cristianismo es la peor. Hablan por Dios desde su machismo. Quieren justificar algo desde la “palabra divina”.

Uno de los textos que me enviaron para juzgarme fue el que está en Carta a los Romanos 1:24-27. Salvo que nunca me preguntaron si yo quería leer o no ese texto (cosa que he hecho y desmontado desde la lectura popular y queer de la Biblia).

24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,

25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

La gente también es la familia

Otros de los comentarios, para mi dolor, fue el de mi hermana. La familia siempre es más compleja. Y, aunque el mensaje pareciera de aceptación, se aleja de eso. Resaltar el tema de la “perfección” en ese contexto no es más que la reafirmación social de que la homosexualidad es mala. Otros parientes han hecho silencio. Un silencio abrumador. Pero eso ya lo sabía.

Qué gente, pero qué gente

No puedo olvidar, no quiero olvidar que también el machismo y la lesfobia figuran (por desgracia) en nuestra sociedad, nuestro continente, nuestro mundo aún machista y patriarcal. Y, aunque muches hemos apostado por visibilizar nuestras historias de vida, por denunciar actos violentos hacia nuestros colectivos, por exigir nuestros derechos, existe gente que no se entera, que no quieren hacerlo.

Cada reacción en facebook dice mucho de quiénes somos, de cómo pensamos y desde ahí se ejerce violencia o se permite. También se apoya y acompaña. Un clic que es definitorio.

El 14F las redes sociales se inundaron de fotos y mensajes desde la visión heterosexual, desde lo estructuralmente cisgénero, desde el performance binario. Y, para quienes no encajamos en esa estructura, colocar en medio de ese mar de presión y formalismo nuestros colores e identidades es reescribir la historia desde la felicidad de nuestro orgullo.

A esa gente, blanca, heterosexual, machista, patriarcal y portadores de Dios en el bolsillo les digo como el estribillo de una canción de reguetón (digo, para hacerlo más rimbombante): “Tienen-que-parar”.

Aquí les dejo una opción para que nos veamos más en HD-Full (como dice mi amiga)

Recomendación desde Hasta Reventar

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: