Soy feliz

Devoro libros. Leo con empecinamiento, por placer o encargo. Toco piano y una voz ronca. Memorizo largas extensiones de textos y en el actual edificio donde vivo para llegar a casa subo 21 escalones. Escribo para desnudarme, o desnudar, no lo sé.

La Adivina de Endor: motivos para un diálogo

Samuel se presentó al ser convocado por esta espiritista, como relata el texto. Entonces surge la pregunta: ¿Por qué Yahvé no habla con Saúl por las prácticas tradicionales y si a través de un muerto?

Otro libro, otro cuento y otro Dios

Quienes quieran usar la Biblia como arma y no como bálsamo, tendrán que inventarse otro libro, otro cuento y otro Dios.

El Cristo que conozco y sigo es arcoíris, ese es el pacto desde el Antiguo Testamento (lo de que ama mis colores no lo inventé yo).

Estar a favor de la justicia te hace una persona justa. Estar en contra te hace miserable. ¿Se dan cuenta de la diferencia?

«Mojarse significa arder»

Hago mía esta frase del Colectivo La Tizza, que me estremece demasiado: «mojarse significa arder» . Y, es precisamente en el marco de la presentación del libro Incendiar el océano. Pensamiento crítico cincuenta años después, en que la Editorial Caminos, en esa amistad y admiración inmensa hacia Fernando Martínez Heredia y, por ende, a la revista Pensamiento Crítico, nos conmueve esta convocatoria a “revivirlo”.

«Palabra precisa», un mal ensayo de democracia

Ensayaron un mal ejercicio de pluralidad en un programa y canal de alta audiencia del sistema de medios públicos en Cuba.

Hipócritas

Lo que ocurrió anoche en la premiación de los Oscar es inadmisible. No me refiero al puñetazo de Will Smith a Chris Rock –de eso hablo luego–. Parece ser que el humor es parte intríseca de avergonzar, denigrar, humillar a quienes por "algún motivo" tienen "algún defecto". Todxs reían mientras Rock se jacataba de su... Leer más →

Déjame reposar la cabeza

Como hoy 21 de marzo es el Día Mundial de la Poesía, les comparto de mi proyecto Ramé, un poema.

Arial 14: Hurtos en devolución

Confieso que, en ciertas circunstancias, he sustraído “algunos” libros. Y, entre usted y yo, para mí no hay nada más excitante que deshojar con la vista uno favorito. Casi siempre llevo en mi mochila un par de audífonos, algo de comida y un buen texto.

Diseminaciones del cuerpo, Pasarela

La dimensión del cuerpo como proceso político en Pasarela (1999), de Laureano Vázquez es una constante de la cuentística finisecular. La necesidad de salvación en la voz lírica del autor imprime necesidades en sus personajes. Este libro, por demás primer Premio Eliseo Diego (1997), puede ser un punto de partida para la historiografía de lo queer en Ciego de Ávila.

De sentir a ser un hombre hay una línea muy fina que nada tiene que ver con gestos, poses o ropa. Ser un hombre para Ross es más que eso.

Vivir Quintana, un feminismo desde el folk

Un recorrido histórico por las luchas feministas desde el folk regional como estilo. La realidad de Quintana, indiscutiblemente, la lleva a narrar y denunciar los feminicidios que se producen en México.

Siento que lo que le debo, tal vez, es la admiración de anteponerse a la homofobia de una ciudad que fue viéndolo como un enfermo mental, como el maricón que salió del clóset y avergonzó a sus dos hijas, como el tipo que entra y sale de su casa con personas diferentes y el viejo que vive con dos hombres de más.

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: