Soy feliz

Desde que tengo dos años uso espejuelos. A esa edad me operaron de extravismo en los dos ojos, no se corrigieron del todo pero hasta me gustan así. Padezco de un TOC que a veces me colma la paciencia, y debo recurrir a coger las cosas con calma –con menos intensidad–.

Dice mi mamá que desde pequeña tengo el mismo gesto en la sonrisa y, cuando decidieron ponerme «aparaticos» no aguanté ni una semana. Hablo un poco alto y creo tener una sordera gradual que hace que gire un tanto la cabeza para escuchar mejor.

Devoro libros. Leo con empecinamiento, por placer o encargo. Toco piano y una voz ronca. Memorizo largas extensiones de textos y en el actual edificio donde vivo para llegar a casa subo 21 escalones. Escribo para desnudarme, o desnudar, no lo sé.

Esta imagen es de hoy, un día cualquiera. Hay gente que me mira lindo, me admira y quiere tantísimo. Me han amado y he amado. Me han «planchado» y yo no sé hacer eso.

Soy feliz y creo que se me nota.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: